Chile es como el ave Fénix

Chile es como el Ave Fénix

Se levanta de las cenizas cada vez que puede, con mayor fuerza. La solidaridad que ha despertado traspasa fronteras y continentes. Chile renace como el Ave Fénix.

Chile es un país acostumbrado a lidiar a su manera con los desastres naturales. Terremotos, tsunamis, inundaciones, volcanes, mineros atrapados y ahora cientos de incendios han golpeado la larga y angosta franja de tierra que alberga en su interior los paisajes más diversos del mundo.

El 30 de enero fue la fecha con índices más altos; de 127 siniestros declarados hasta esa fecha, 50 fueron controlados, 63 estaban en combate y 14 habían sido extinguidos. .De acuerdo con la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

De la totalidad de incendios forestales activos registrados a nivel nacional al día 12 de febrero (56), 50 estaban controlados y 6 se encontraban en combate.

En la presente temporada (desde el 1 de julio del 2016), a la fecha han habido 3414 incendios forestales en el país, los cuales han afectado 597.242 hectáreas.

La Onemi reporta 1.108 personas albergadas, 3.782 damnificados y 1.021 casas destruidas en su totalidad, sin contar la cantidad de animales muertos ni la fauna nativa desaparecida.

Galería de fotos de los Incendios en Chile

Ayuda Internacional

Bomberos y Conaf no daban abasto para tantos focos simultáneos pero sí pudieron lidiar mejor con la emergencia gracias a la ayuda internacional ofrecida y a la llegada de brigadistas provenientes de Argentina, Colombia, Francia, España, Perú, México, Portugal, Panamá, Venezuela y Brasil.

A las acciones de la aeronave antiincendios, el Supertanker, donado por una chilena que vive en Estados Unidos, se sumaron dos aviones Hércules facilitados por Brasil y el avión ruso Ilyushin II-76, bautizado criollamente como El Luchín.

Los incendios afectaron una superficie de 400.000 hectáreas de terreno solo en enero. Para hacernos una idea: si el incendio hubiese sido en Santiago, las llamas habrían consumido toda la capital de Chile.

La cifra de personas fallecidas es de 11, dos bomberos, dos carabineros, 3 brigadistas y 4 civiles, la mayoría de ellos trabajando arduamente para aplacar la furia de las llamas. Fue en este momento que entraron a cielos chilenos un Avión Supertanker de EE UU y el ILYUSHIN desde Rusia, uno prestado, otro arrendado, quienes sin color político entraron a pelear contra las lenguas de fuego que amenazaban muchos poblados rodeándolos como en una danza tribal proyectada en la sombra.

Sin embargo, la lucha contra los incendios no terminaba en la noche ya que ni aviones ni bomberos podían ver. Se reactivaron sospechosos focos simultáneos en la zona de San Nicolás, San Fabián y Portezuelo, más de 400 kilómetros al sur del Santiago en la región del Biobío. Durante la noche cobraban fuerza y devoraban, feroces, muchos de los cerros, mientras las poblaciones cercanas debían ser evacuadas.

“Estos incendios se encuentran complicados ahora mismo, se ubican en un lugar de difícil acceso para los brigadistas de a pie. Es por eso que están colaborando dos helicópteros y una avioneta, además de los bomberos y varios particulares, en total unas 50 personas”, explicó a la AP Matías Albornoz, teniente primero de la primera compañía de Bomberos de Chillán.

Los Bomberos, llamados en una canción Los Chicos Buenos, son los héroes de esta tragedia, la de los bomberos en un país donde esta organización no es profesional y, por tanto, no es remunerada, y depende de la solidaridad de la gente para alimentarse o incluso descansar entre turnos, algo muy alejado de la realidad de bomberos en países desarrollados.

Intenciones y Malintencionados.

La jefa de Estado Michelle Bachelet confirmó en la pagina de gobierno, que 43 personas han sido arrestadas por su eventual participación en los incendios y porque hubo “intencionalidad en algunos de los focos”. Las llamas han consumido veinte veces más de superficie que el último de los grandes incendios en el país, a inicios de 2016.

En el palacio de gobierno La Moneda, luego de una reunión con sus colaboradores y los jefes de las Fuerzas Armadas y del Orden, la mandataria afirmó que “hay algunos incendios que son por negligencia, pero se están investigando y se van a perseguir las responsabilidades hasta el final”.

Con más de mil casas hechas cenizas y tres mil evacuados, las zonas más afectadas son las regiones de O’Higgins, el Maule (Constitución) y el Biobío, en el sur del país. El incendio en el sector de Pumanque, uno de los más dañinos con más de 50.000 hectáreas calcinadas, ya ha sido extinguido, pero se señala como principal culpable a la empresa de electricidad CGE que opera en la zona.

El poblado de Santa Olga, el más destruido por el fuego, ha sido el símbolo de esta tragedia, ya que es un pueblo entero el que fue consumido por las llamas, pero busca ponerse en pie y ya comenzó a recuperar parte del tendido eléctrico. Y la solidaridad del pueblo chileno ha formado sendos tacos en la carretera con toda la ayuda llevada a los damnificados.

A pesar de que las llamas siguen arrasando, la presidenta afirmó que “una leve mejoría en las condiciones climáticas y el descenso de las temperaturas han permitido un mayor control de los siniestros”. La lluvia bajó la temperatura, lo que ayudó a retener el impulso de rebrotes. Gracias a la ayuda divina o de la Pacha-mama pudo calmarse el incendio forestal más devastador que recuerde la historia de Chile.

La situación del país era crítica pero ahí estaban participando más de 11 mil personas, incluyendo a brigadas internacionales que llegaron desde distintos países. Los bomberos voluntarios argentinos se desplegaron en la Región Metropolitana, los franceses en O’Higgins, los peruanos y portugueses en el Maule, los españoles y colombianos en el Biobío y los mexicanos en la región de La Araucanía.

El fuego ya paró su amenaza incesante. Los jóvenes de diversas organizaciones (Mayoritariamente Un Techo Para Chile y Desafío Levantemos Chile) ya comenzaron a dar casas de emergencia con la premura y eficiencia que se requiere hoy. La ayuda posterior ha llegado tan rápido como lo permite la modernidad y lo que se hace necesario ahora es pensar a largo plazo.

Buscar la forma de reforestar adecuadamente el territorio quemado, donde las empresas forestales no planten pinos y eucaliptus sino que exista una forma de recobrar lo que alguna vez fue el bosque nativo en estas zonas del centro sur del país. No contentarnos solo con proponer y vigilar, sino que como, el colibrí, hacer nuestra parte y plantar una semilla.

Autora / María Paz Crisóstomo

 

Fuente y Estadísticas

http://www.conaf.cl/incendios-forestales/incendios-forestales-en-chile/estadistica-de-ocurrencia-diaria/

www.lamoneda.cl7868125t23tdd

#PeriodistasEnRedFacebook

Texto creado solo con fines de ayuda social para Chilenos en Alemania y Chilenos en Köln.  La reproducción parcial o en su totalidad debe venir con la autora citada y las imágenes a nombre de sus propios creadores.

Más información sobre los incendios en Chile seguir a #PeriodistasEnRedFacebook

Red de Periodistas creadas por todos lo que han hecho esta nota sin fines de lucro, con el único objetivo de dar a conocer la magnitud de la catástrofe de una manera profesional.

Correo / paz.crisostomo@gmail.com

Twitter @pazcrisostomo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s